LOGO

Un problema, una solución. 671 270 031|671 277 652

info@tgnpsicologos.com
EL ALZHEIMER, COMO DETECTARLO.


El Alzheimer debe ser diagnosticado por un médico. Pero, ¿cuáles son los síntomas que nos puede hacer sospechar que un familiar o amigo padece la enfermedad?.

Síntomas:

- Cierta dificultad para recordar sucesos recientes.
- Falta de criterio y toma de decisiones deficientes.
- Incapacidad para administrar el dinero.
- Perder la noción de la fecha o estación.
- Dificultad para mantener una conversación.
- Repetir las mismas historias una y otra vez.
- Extraviar cosas y no ser capaz de repasar las acciones realizadas para encontrarlas.
- Cambios de humor y de personalidad, comportamiento social inadecuado.
- Retraimiento del trabajo o de las actividades sociales.
- Aparecen problemas nuevos con palabras habladas o escritas.
- Tener problemas para entender imágenes visuales.
- Dificultad para realizar tareas cotidianas, en el hogar, el trabajo y el ocio.

Es importante que si usted observa una pérdida de memoria, lo consulte con su médico. Eso no significará que padezca necesariamente la enfermedad de Alzheimer . Hay muchos otros factores que pueden producir esta pérdida y puede darse a cualquier edad. Factores como: el estrés, el abuso de alcohol, la depresión, ciertas enfermedades o ciertos medicamentos. Será su médico el que realizará el diagnóstico.

Si usted se pregunta si corre el riesgo de padecer la enfermedad. Hoy día sabemos que existen ciertos factores precipitantes de la misma.

-La edad, es el factor más relevante. A mayor edad, mayor riesgo de padecer demencia.
-La genética. Existen tres genes asociados a la enfermedad de Alzheimer hereditaria de inicio precoz. También hay genes asociados a padecer Alzheimer de inicio tardío (después de los 65 años).
-Se ha constatado que la inactividad mental o física, la obesidad durante la edad adulta, la ingesta de alcohol y el tabaquismo aumentan el riesgo de padecer la enfermedad.
- Algunas enfermedades tratables están asociadas a la posibilidad de padecer Alzheimer, incluidos los accidentes cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión durante la edad adulta, la hipercolesterolemia durante la edad adulta y la depresión.
-Por último, cada vez hay más datos que indican que el haber padecido traumatismos craneoencefálicos aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

Debemos tener en cuenta si tenemos un familiar o amigo que padece Alzheimer que la incapacidad de expresar los sentimientos y deseos que éste pueda tener no le priva de amar o sentir placer. Es por ello importante hacer uso del lenguaje no verbal. A veces una mirada o un gesto nos pueden dar más información que las palabras.

Consejos para mejorar la comunicación:

- Si está nervioso, procure calmarse. Intente relajarse antes de hablar con el enfermo.
- Hable frecuentemente con él. Evite el aislamiento.
- Si tiene dificultad para leer, haga uso de imágenes o fotografías.
- Intente siempre orientarle.
- No haga varias preguntas a la vez. Haga una y espere contestación.
- No intente el diálogo si este no es posible. Evite la frustración y recuérdele su identidad para facilitar el reconocimiento.
- Utilice temas del pasado para originar conversaciones.

Preste atención al lenguaje corporal: mantenga el contacto visual durante la conversación; colóquese delante de él y a su misma altura; puede sentarse a su lado pero de manera que le vea la cara; evite movimientos bruscos y no camine por la sala mientras habla; no le hable desde lejos, acérquese lo suficiente pero sin invadir su espacio privado; transmítale confianza y seguridad en la manera de tocarle: cójale y acaríciele las manos, pásele un brazo por los hombros, etc. Deje que le toque para reconocerle y sonría cuando le mire.

En la actualidad, la enfermedad de Alzheimer no se cura. Aún así, en los últimos años, son varios los medicamentos que han conseguido frenar, en cierto modo, la enfermedad.
La Tacrina es uno de los primeros medicamentos que surgieron, pero posee numerosos efectos secundarios. Pudiéndose verse afectado el hígado.

Tres medicamentos más recientes (donepezilo, rivastigmina y galantamina) han mostrado resultados positivos en la mejora de la memoria y tienen menos efectos secundarios. Lamentablemente, estos fármacos no son eficaces para todos los pacientes y su valor se limita a las etapas inicial e intermedia de la enfermedad. La memantina es el último fármaco introducido en España y está indicado para las etapas moderadas y severas de la enfermedad.

El Alzheimer es una enfermedad complicada, ya que el mero hecho de diagnosticarla ya es complicado, es mucha la sintomatología asociada a la misma. No sólo afecta al enfermo, sino también a los familiares y a veces el trato con el paciente se hace complicado, experimentando el paciente síntomas depresivos, psicóticos, sumados a la desorientación, falta de reconocimiento, etc.

Debemos tener en cuenta que se trata de una enfermedad degenerativa con lo cual el paciente no mejorará y los familiares deberán asumir que se trata de un proceso largo en el cual experimentarán emociones como negación, rabia, impotencia, tristeza, sentimientos de culpabilidad, etc.

Dentro de la experiencia que poseo en este campo. Creo importante recomendar:

- Dar cariño al enfermo y procurar su bienestar.
- Como cuidadores, si es necesario acudir a un especialista que nos ayude a afrontar de la mayor manera posible el proceso.
- Ante la mínima sospecha: acudir al médico. Como ya he dicho hoy día la labor preventiva, la psicoestimulación cognitiva o la medicación, pueden retardar el empeoramiento del paciente, proporcionándole una mejor calidad de vida.